Sobre la Fundación

El Centro Bienestar del Anciano San Pedro Claver , se creó en mayo de 1959, por la Beneficencia de Cundinamarca, bajo la administración del Doctor Francisco Ortega París; como respuesta a la necesidad de albergar personas abandonadas sin discriminar sexo, edad, limitación física o mental en el proceso de selección. En ese momento se llamó CAMPAÑA CONTRA LA MENDICIDAD, posteriormente se adhiere a la división de salud mental, enfocándose en la asistencia, y vinculando para tal fin profesionales en las diferentes áreas.

 

Desde 1961 está administrado por la CONGREGACIÓN HERMANITAS DE LOS POBRES DE SAN PEDRO CLAVER, una organización de derecho pontificio y canónico, con personería jurídica reconocida mediante resolución N° 1541 del 7 de julio de 1915 y con reconocimiento civil a través del Nit 860-020-290-5.

 

En 1984 la casa de San Pedro Claver entra a formar parte de la División de Bienestar del anciano, creándose lineamientos asistenciales orientados al mejoramiento de la calidad de vida de las personas mayores. A partir de ese momento se llama FUNDACIÓN SAN PEDRO CLAVER CBA "CENTRO DE BIENESTAR DEL ANCIANO" , asumiendo las políticas departamentales y distritales en lo referente a la inclusión social, corresponsabilidad, cogestión entre la familia la sociedad y el estado.

La institución se esfuerza por brindar servicio integral a la población adulta mayor con necesidades básicas insatisfechas, ofreciéndoles atención en áreas especializadas en: Medicina General, Geriátrica, Trabajo Social, Odontología, Gerontología, Psicología, Terapia Física y ocupacional, Educación, Recreación y Asistencia Espiritual; convirtiéndola en pionera entre los hogares del Departamento de Cundinamarca y del país.

 

La responsabilidad y dinamismo que nos caracterizan propenden por la dignidad del ser humano, basándose en valores que dignifican a la población atendida. Para ello, el Centro Bienestar del Anciano San Pedro Claver CBA propicia un ambiente laboral abierto y motivante; racionaliza los recursos existentes mejorando así sus instalaciones y equipos; cualifica y capacita al personal permanentemente creando espacios de participación y democratización de las decisiones al interior de la organización.

 

En general, la población usuaria está caracterizada por un alto nivel de analfabetismo y bajo nivel de escolaridad. Algunos de ellos derivaban su sustento de la economía informal, las ventas ambulantes, actividades laborales de tipo doméstico, agrícola y de obra no especializadas.

En el ámbito social, el 54% presenta una dinámica familiar caracterizada por abandono total o parcial de los familiares y/o cuidadores, situación producto de  la desintegración y violencia intrafamiliar. Igualmente, el 28.07% de la población tiene un núcleo familiar que satisface emocionalmente las necesidades de los usuarios, pero que económicamente pertenecen a los estratos cero (0) y uno (1) , de acuerdo a lo comprobado por la encuesta SISBEN; por lo tanto, estos se encuentran imposibilitados para responder económicamente por las necesidades de subsistencia de sus adultos mayores.

 

Referente al estado de salud integral de los usuarios, el 100% es susceptible de atención básica interdisciplinaria, debido a las condiciones propias de la edad y al deterioro producto del maltrato al que se han visto expuestos durante su vida socio laboral, además de la no inclusión en programas de promoción y prevención en salud.